Microlearning: nunca te acostarás sin saber una cosa más, por pequeña que sea

Se lleva lo pequeño. Como la moda o la decoración, las nuevas tecnologías y la educación se rigen por tendencias (como en cualquier campo en el que existan los gurús), corrientes que intentan aportar otra perspectiva y que se ven fomentadas por la nube y su expansión. En otro artículo analizábamos una tendencia clara que simultáneamente se está dando en tecnología y educación, la integración de servicios y recursos, fomentando un modelo de trabajo en red en el que el estudiante elige sus redes de recursos dirigiendo su aprendizaje.  Otra corriente actualmente en auge pero todavía en estudio es la del microaprendizaje o microlearning, un término que engloba diferentes técnicas y conceptos y del que todavía no hay muchas publicaciones.

Los microcontenidos (microcontents) son unidades didácticas pequeñas en diferentes aspectos, como el tiempo que acarrea llevarlas a cabo o el contenido de las mismas. De la interacción con estos objetos de microcontenido, interacción corta en tiempo (entre segundos y minutos) y de relativo poco tiempo de resolución (contestar a una pregunta o buscar un recurso), nace el término microlearning. Como se puede observar, este tipo de aprendizaje es característico de los entornos web y hasta ahora ha sido considerado aprendizaje informal, basado en búsquedas de recursos por la web en función a las necesidades del usuario. Actualmente se está discutiendo la teoría pedagógica que soporte este paradigma.

El hablar de micro nos hace pensar en un nivel de definición alto, de detalle, atómico. Ciertamente, y para explorar el concepto, deberíamos diferenciar tres niveles: micro, meso o medio y macro. En un ejemplo de aprendizaje de una lengua, el macro-nivel correspondería a la “comunicación lingüística verbal y escrita”, soportado por el meso-nivel compuesto de “palabras, combinaciones de palabras y frases” y el micro-nivel estaría formado por el aprendizaje de “letras sueltas”. Siguiendo el mismo esquema, de macro a micro, en términos de educación en general, el diseño de un curriculum (macro-nivel) estaría soportado por el diseño de las clases y los temas a trabajar en ellas (meso-nivel) en las que se trabajan competencias de los estudiantes (micro-nivel). Basarse en los microcontenidos sería semejante a un enfoque bottom-up.

El microlearning hace uso de las tecnologías web y el aprendizaje se desarrolla en diferentes recursos de la web, desde simples wikis y blogs que se pueden utilizar para el aprendizaje hasta portales más orientados al aprendizaje, como SkillsFeed.  Para integrar las unidades didácticas o los microcontenidos el educador o educadora se puede apoyar en un PLE (Personal Learning Enviroment), un entorno de trabajo que interrelacione las tecnologías web, las actividades y los microcontenidos para crear un espacio personal desde el que el alumno oriente su aprendizaje.  La diferencia entre un PLE y un LMS (Learning Management System) se ve reflejada muy bien en la siguiente imagen;  mientras un LMS es una arquitectura centralizada de diferentes herramientas en un mismo sistema en la que se controla o limita el uso de las mismas, un PLE es una colección de herramientas libres, distribuidas y basadas en la web como blogs, relacionadas entre sí y agregando contenido RSS o sencillos sripts de HTML.

Para curiosear:

Zotero – Extensión para Firefox que permite recolectar y gestionar recursos de la web.

Mindpicnic – Herramienta web para organizar y distribuir cursos con mucho material para el estudio.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario