La ludificación en la educación

Ludificación, una palabra extraña, como extraña es la palabra de la que proviene: gamification.

¿Qué quiere decir? Se resume en aplicar de mecánicas de juego a entornos no lúdicos, como pueda ser el trabajo, la concienciación social, el aprendizaje, etc. Muy cercanos a la ludificación están otros conceptos como los juegos serios, el aprendizaje basado en juegos, el edutainment, los advergames, o los juegos con propósito.

Parece que está inscrito en nuestro genoma el afán por jugar, por la competición sana, y por eso funcionan iniciativas como esta:

Los videojuegos estimulan este tipo de aprendizajes, y habitualmente proporcionan a quien juega muchas funcionalidades para motivar su autoaprendizaje: retos de dificultad creciente, posibilidad de pausar el juego o guardar la partida, todos los retos tienen solución y son justos, etc. Eso hace que podamos progresar siempre que lo intentemos, sin estar a merced de eventualidades externas.

¿Podría la educación aprovecharse de este tipo de dinámicas? Algunos profesores creen que sí y se han animado a ludificar sus asignaturas. Sin embargo, estas apuestas no están exentas de críticas. ¿Podremos llevar la competición propia de los videojuegos a las aulas y a la vez aportar el resto de sus características (aprendizaje progresivo, capacidad de parar y retomar, justicia, etc.)? El debate está abierto.

Si os interesa este tema, quizá os guste esta presentación sobre aprendizaje y videojuegos:

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario