¿Se puede enseñar sin un profesor?

Si esperáis que os responda con un sí rotundo, estáis confundidos. Todo dependerá de la edad del estudiante, y la zona en la que vivamos. Creemos vivir en un mundo en el que la disposición de colegios y profesores abunda, donde disponer de libros y mochilas es algo normal. Pero la verdad es que la mayor parte de la población mundial no dispone de estos bienes. Las razones pueden ser muy diversas, empezando por la situación económica, la falta de tiempo, la necesidad de trabajar, la gran distancia a un recinto educativo, la falta de transporte público, etc.

Imagen: Matt Keller / Technology Review

Hay diversas organizaciones que quieren hacer algo al respecto en este tipo de situaciones, como por ejemplo, One laptop per child, y proyectos como LongmengLihuen GNU/Linux, Plan Ceibal, Raspberry Pi, etc. Aunque el desafío es grande, se han propuesto convertir la tecnología en un elemento clave para transformar la educación.

A finales del verano de 2012 se lanzó una prueba experimental en Etiopía en la cual chic@s de varias ciudades aprenderían a leer y a escribir con la ayuda de tablets en vez de con profesores. Con este objetivo la organización OLPC pretendía demostrar que la interacción tecnológica también generaba conocimientos y usos a través de la práctica.

El resultado, según ha explicado Nicholas Negroponte, director del laboratorio Multimedia del MIT, son sorprendentes: Los niños no solo han aprendido el alfabeto y son capaces de deletrear palabras, sino que han conseguido “hackear” la tablet para hacerlo funcionar a su manera. Lo mas increíble es que entregaron a cada niño de estas aldeas una caja con una tablet en su interior, y sin ningún tipo de instrucciones. Al de 5 días los niños ya usaban múltiples aplicaciones.

Estas tablets provistas de un sistema de carga por energía solar disponen de unos programas educativos pre-cargados, y la misión es que niños que no saben leer ni escribir puedan aprender a hacerlo con la ayuda de un software, juegos, ebooks, videos, tests, entre otros productos, sin la ayuda de profesores. El proyecto se está llevando a cabo en dos pueblos rurales con alrededor de 20 niños que están en el primer grado escolar.

Este proyecto es solo el comienzo, los resultados obtenidos hasta la fecha de hoy son muy positivos, los niños han aprendido el abecedario, y empiezan a escribir letras en sus tablets. Pero lo mejor de todo es la facilidad de estos aprendices a utilizar las nuevas tecnologías, en tan solo unos días saben utilizarlo a la perfección. Los expertos de este experimentos viajan a las aldeas una vez por semana, para ver los progresos de estos niños, siendo los resultados muy esperanzadores.

Proyectos parecidos a este en los que se mete la tecnología por medio se están llevando a cabo por todo el mundo. Países como Paraguay, Ruanda, Madagascar, Uruguay, Kenia, Perú, Nepal, y muchos más, ya disponen de zonas en las que su estudiantes disponen de portátiles o tablets.

La pregunta es: “¿podemos dar a estos niños una herramienta para su educación sin necesidad de colegios, profesores, y libros de texto?” Nicholas Negroponte, asegura que “hay que ser muy prudentes respecto a las conclusiones del experimento y las posibilidades de estos dispositivos para ayudar a alfabetizar a estas aldeas. Se necesitaría continuar por otro año y medio o dos para tener una conclusión que la comunidad científica acepte. Tendríamos que empezar con otra aldea y empezar de cero.”

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario