Participamos en la Jornada de la Red de Cátedras Telefónica anual

El pasado 1 de octubre participamos en la Jornada de la Red de Cátedras Telefónica que todos los años organiza la Fundación Telefónica por estas fechas. Es un encuentro muy agradable en el que además de conocer las iniciativas de Telefónica de primera mano, aprovechamos para conversar con otros miembros de cátedras Telefónica que trabajan en distintos ámbitos.

Jornadas Cátedras Telefónica

Además de eso, se organizaron diferentes mesas de trabajo y nosotros participamos en la que tuvo como tema la Educación Digital, moderada por Daniel Burgos de la UNIR. El debate arrancó con varias cuestiones:  ¿por qué las universidades no conectan con el mercado? ¿Por qué la docencia y la investigación se abordan de forma independiente? ¿Por qué fracasamos tanto? Posteriormente se comentó el caso del Instituto Monterrey (México), donde todos los miembros tienen claro que lo central es la docencia, en particular la metodología. Telefónica propone soluciones para todos lo niveles educativos y educación a lo largo de toda la vida. Además ponen de manifiesto la diferencia que se da hoy en día, entre la oferta y la demanda (para ello se ha planteado el programa Programa Talentum). Las empresas buscan profesionales muy especializados y al parecer la universidad no está respondiendo a esa necesidad.

Desde la universidad se responde que “la universidad debe dar formación universitaria”, no puede dar la formación específica que todas las empresas necesitan (¿a qué empresa en particular habría que dar respuesta?). Se puede ofrecer formación (posgrado o formación continua) estableciendo relaciones específicas entre universidad y empresa (responsabilidad compartida). El conocimiento ha cambiado mucho y el “catálogo” de lo que hay que aprender es mucho más amplio. Se plantea un nuevo reto: cómo adaptar la educación universitaria a las necesidades de la sociedad.

Jornadas Cátedras Telefónica

La universidad no cambia al ritmo que demanda la sociedad, pero tampoco se puede ir a la formación muy específica para la empresa. Para poder realizar este cambio es importante la investigación (para saber qué demanda la sociedad y el mundo tecnológico), tiene que haber un buen balance entre docencia e investigación. Las empresas demandan con más énfasis el desarrollo de competencias. Nuestros ingenieros están muy reconocidos a nivel internacional, pero el tejido empresarial nacional (muchas PYME) no requiere estos ingenieros (tienen sobre cualificación y sueldos muy altos).

Por otro lado, se opina que los educadores españoles y pedagogos están muy alejados de la tecnología, y no está integrado en su currículo. Es importante simplificar la labor de los docentes, y no cargar la responsabilidad en ellos. Los que realmente se forman para cambiar la metodología son los propios profesores, y lo hacen sin apoyo.

Hay quien cree que las nuevas vías de distribución de enseñanza tiene una gran eficacia: para llegar a más gente y sobre todo, preparar mejores contenidos. Los profesores tenemos problemas para actualizarnos (en los cursos online el cambio metodológico puede venir del tiempo que se dedica al rediseño y no se hace tanto en la formación presencial). Pero hay dos retos que los MOOC no resuelven: certificación y tasa de abandono.

El debate termina como empezó, con otra cuestión interesante: ¿qué rol debe jugar el docente en la educación, facilitador, líder, otros?

No hubo tiempo para más, pero nos quedó un muy buen sabor de boca saber que pertenecemos a una amplia red llena de gente que siempre tiene algo interesante que aportar 😉

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario