Renderizado de mapas OpenStreetMap: del dato a la cartografía

Si no eres un usuario con conocimientos tecnológicos, probablemente no conozcas el término. Renderizar es un anglicismo (del inglés ‘render’) usado para referirse al proceso de generar imágenes a partir de un modelo de datos. Se usa extensivamente en el diseño/animación 3D y videojuegos, campos en los que este procedimiento cobra gran relevancia, ya que para obtener el resultado final, los modelos tridimensionales y efectos han de ser convertidos en secuencias de imágenes.

Las aplicaciones web de mapas dinámicos no son ajenas a este proceso de conversión. La inmensa cantidad de información geográfica libre que conforma OpenStreetMap tiene que ser presentada como mapa dinámico y navegable. Y es aquí precisamente donde entran en juego los servidores de renderizado de mapas. En estos, la información es convertida en imágenes y servida posteriormente, y para ello, en base a una proyección de Mercator de la cartografía terrestre, se divide el mapa en una cuadrícula con más o menos cuadros dependiendo del nivel de detalle o zoom. Para cada cuadro en la cuadrícula, el servidor de renderizado es capaz de generar una imagen de 256×256 píxels (estándar de facto). De esta manera, las aplicaciones de mapas son capaces de requerir al servidor correspondiente las imágenes que necesiten a cada momento para componer la región visible del mapa en una ubicación y con un nivel de detalle determinado. Habitualmente, cada ‘tile’ (nombre que recibe cada cuadro de imagen del mapa) es el resultado de la composición de diferentes capas de ‘tiles’ con diferentes tipos de información (cartografía, carreteras, imágenes por satélite, etc) permitiendo así filtrar la información a visualizar en conveniencia.

OpenStreetMap tiene servidores propios dedicados (y de libre acceso) que soportan esta tarea a través de Mapnik, software libre de renderizado de mapas. No obstante, el estilo de los mapas de los servidores de OpenStreetMap no siempre es el apropiado para las distintas aplicaciones cliente, y ello ha propiciado la aparición de diferentes servicios que ofrecen renderizado con estilos personalizados, como CloudMade o MapBox, y aplicaciones que nos permiten generar estilos para Mapnik como TileMill, que podríamos usar para desplegar servidores de renderizado propios.

La extensa cantidad y creciente calidad de la información de OpenStreetMap puede así aprovecharse también más allá de un único estilo, y cada vez más aplicaciones están optando por el servicio de mapas libre. Es el caso de Foursquare, por ejemplo, que el año pasado abandonó Google Maps para sumarse al cambio.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario